> Historias de éxito > Mujer busca mujer > Sara y Ana (Parte 1)

Mujer busca mujer

Sara y Ana (Parte 1)

Sara y Ana, nos cuentan su historia de amor, tras un año de relación, intensa, duradera, y con mucho amor.

Hola de nuevo, ya ha pasado ya más de un año desde que conocí a mi preciosa morenita, aquella morenita que el 31 de diciembre de 2007 apareció en mi vida en forma de mensaje en mi buzón de correo y que desde entonces, con su hermosa sonrisa, ha llenado totalmente mi vida.
 
Al igual que hice a mediados del año pasado, me gustaría seguir compartiendo con todos los usuarios y responsables de gay-Parship esta preciosa historia que continúa en el tiempo y que deseo sea para siempre. Quiero agradecer a gay-Parship el haberme dado la oportunidad de encontrar a aquella persona que ahora comparte mi vida y que sin ella sería imposible ver en mi cara esta enorme sonrisa que luce cada día gracias a poder despertar junto a ella. De otra forma lo más probable es que nunca nos hubiéramos encontrado. Os cuento…
 
A mediados del año pasado iniciamos (aunque solo eran ideas) nuestros planes de vida en común, que si me traslado yo a Valencia… que si estoy buscando empleo allí pero no sale nada…. Que si hay que cambiar a la niña de colegio (os recuerdo que tengo una niña de 7 años); en fin problemas y más problemas pero nunca eran lo suficientemente graves como para echarlo todo a rodar y olvidar nuestra relación.
 
Visto que era muy difícil trasladarme yo a Valencia empezamos en serio con el plan B, que ella se trasladase a Alicante, preferiblemente con un buen trabajo y, de esta forma, empezar una nueva vida juntas aquí en Alicante. Mientras no hacían más que surgir ofertas de trabajo que al final quedaban en nada, nosotras no dejábamos de vernos todos y cada uno de los fines de semana. Disfrutábamos cada momento juntas como si fuese el primero y el último y cada vez estábamos más unidas.
 
Llegó el verano y con él las vacaciones. Compartimos juntas prácticamente casi todo el mes de Julio durante el cual yo me trasladé a Valencia con mi hija y compartimos algún que otro viajecito para visitar a su familia. Al terminar estas vacaciones yo volví a casa con mi hija y ella se quedó en la suya. La separación fue muy dura, me había acostumbrado a dormir abrazada a ella, a sentir cada día en mis labios su beso de buenas noches y a aquel suave despertar a su lado cada mañana. Teníamos que cambiar la situación porque no solo nos queríamos con locura sino que necesitábamos dar un paso más en nuestra relación y vivir juntas, necesitábamos tenernos la una a la otra cada día, cada noche.   
 
Mi chica, Ana, no dejaba de enviar currículums y contestar a ofertas de trabajo pero conforme pasaba el tiempo las ofertas cada vez eran menos y peores y no había mucha esperanza de que la situación fuera a cambiar a corto plazo.
 
Llegaron las navidades y nos fuimos las dos a visitar a su familia. Fue un viaje inolvidable y cargado de emociones. Fue la presentación formal de nuestra relación en su familia y todos me acogieron maravillosamente bien, realmente se alegraban por nuestra relación y a ella se la veía radiante y feliz. Pero, como siempre, llegaba el momento de la despedida y de la vuelta cada una a su casa, y otra vez a sentir un nudo en la garganta cuando la veía alejarse de mí.
 
Afortunadamente el destino tiene ese puntito de casualidad y locura que hace que de pronto todo cambie…
El 22 de enero de este año fue festivo en Valencia y casualmente el día anterior la llamaron y la citaron para una entrevista en Alicante justamente el día 22. Vino a hacerla y a la empresa les gustó mucho para el trabajo que ofertaban así que quedaron en confirmarle en breve si la elegían o no a ella para el puesto…
 
Al día siguiente estaba trabajando y de pronto recibí un mensaje que decía…: “Ya tienes morenita de por vida, empiezo el día 2”. No me lo podía creer pero era cierto…¡¡¡Se venía a Alicante!!!  Desde entonces no hemos tenido un momento de descaso; la mudanza, el nuevo trabajo, nueva casa para ella, etc.…pero todo vale la pena porque aunque pasemos todo el día separadas trabajando cada una en su oficina con nuestros problemas y dificultades, sabemos que cada noche se nos brinda la oportunidad de volver a la misma casa y poder dormir abrazadas en nuestra burbuja particular.
 
Sigo pensando que somos personas afortunadas y una vez más el destino nos ha ayudado a convertir nuestros sueños en realidad. Mi vida junto a ella hace que piense que pase lo que pase, todo lo malo queda en segundo plano y parece menos malo si cada noche puedo abrazarla, besarla y dormir junto a ella.
 
Sara
 
 
 
 
 

Prueba gayParship gratis

Soy
Busco

Se aplicarán las CGU y las Disposiciones generales sobre privacidad de datos. Los usuarios inscritos de manera gratuita recibirán correos electrónicos con ofertas del servicio de pago y otros productos de PE Digital GmbH (puede revocar su consentimiento en cualquier momento).

Caja de tags
Error with static Resources (Error: 418)